4 cosas que dañan un matrimonio

Foto de pixabay.com

Nadie dijo que mantenerse en matrimonio es algo sencillo… Al contrario, exige un compromiso altísimo de los cónyuges para poder tener un hogar sólido y sano.

Los retos que tienen que enfrentar las parejas casadas son mucho más desafiantes de lo que se cree, ya que existe no solo un vínculo emocional, sino que también se involucra el legal y, muchas veces, el religioso.

Sin embargo, no es algo imposible, pro sí requiere voluntad, amor, compromiso, respeto y comunicación constante. Cuando alguno de estos pilares se debilita, la relación empieza a tambalear y a convertirse la situación delicada en un riesgo para el futuro del matrimonio.

Por eso, te decimos 4 cosas que pueden dañar un matrimonio con el paso del tiempo. Toma nota para no equivocarte jamás.

Pensar que tu pareja anda en algo extraño sin pruebas

Ya sea por un comentario malsano de algún conocido, o familiar, de esas personas que no tienen vida propia y pasa su tiempo creando historias de terror para que los demás sean igual de patéticos como él, debes cuidarte de cualquier chisme o cuento del cual no tienes pruebas.

Lo ideal es que si no notas nada diferente en tu marido –eso se siente- entonces no indagues. Por supuesto que habrá quienes te digan la verdad pero eso raras vez sucede. Mejor enfócate en lo que está a la vista, si nada malo se vislumbra.

Los miedos y dudas infundadas no traen nada bueno para una relación matrimonial, lo ideal es que investigues y si nada es como te contaron, olvídate de eso.

Dudas sobre las preferencias de tu pareja

Esas mujeres que viven con dudas respecto a si lo que hace será o no aprobado por su esposo es bastante dañino para la relación y la propia autonomía del cónyuge que siente el temor. Lo mejor es que hagas lo que desees hacer, sin esperar la aprobación de tu esposo. Si de impresionarlo se trata, no tiene por qué existir dudas o temor de desilusionarlo o degradarlo, todo lo contrario.

Anticiparse a la respuesta de la pareja

Para Padresehijos.com.mx, “cada vez que especulamos acerca de que dirá nuestra pareja si le planteamos alguna cuestión delicada estamos anticipándonos sin necesidad y complicándonos la vida gratuitamente.”

Lo ideal es dejar que las cosas se presenten y no adelantarnos a nada, que podría estar errado y nos sometería a una angustia o ansiedad innecesaria.

Imaginar lo que pasa

No suponer nada, es la clave para tener una vida libre de angustias y fantasmas mentales. Si todo marcha según lo esperado, ¿Por qué envenenarnos la mente pensando algo de lo que no podemos estar seguros? No somos videntes.

Fuente:Padresehijos.com.mx

Dejanos tu comentario