Cómo identificar a un mal cliente

Foto de pixabay.com

En el mundo de los negocios es importante tener clientes fieles que constituyan una base para el crecimiento o expansión de tu negocio, este tipo de clientes se denominan como ‘clientes ideales’.

Pero no todos son así, existe también la contraparte, conocidos como los clientes malos o no ideales, aquellas personas que debes alejar de tu negocio, ya que no harán más que frenar el progreso de tu empresa. Hay señales que indican cuando estamos en presencia de estos personajes, aquí te las dejamos, para que aprendas a identificarlos:

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

  • Personas que no saben seguir instrucciones: son aquellas que, por ejemplo, les das directrices para que retiren un producto y no saben seguirlas, siempre están preguntando y preguntando cómo se realiza cada paso, lo que te quita tiempo valioso que pudieras estar usando en algo más productivo. Son el mismo tipo de personas que odian ser guiados y quieren hacer las cosas a su manera.
  • Personas que son desconfiadas: este tipo de personas desconfía de la calidad de lo que ofreces sin antes haberlo probado. También suelen preguntar si hay devolución de dinero sin siquiera haber comenzado la negociación, lo que resulta agresivo.
  • Personas que discuten el precio de tus productos: aquellos que de manera agresiva te cuestionan el valor que le pones a tus productos o servicios, sin conocer todos los gastos que tiene que realizar el negocio. Si le ofreces una prórroga para pagar, es probable que se atrase.
  • Personas groseras: aquellas que usan un lenguaje soez cuando están hablando contigo, que no conocen la existencia de ciertos límites que hay que respetar cuando tratamos con otras personas. Este tipo de clientes también se queja y suele criticar todo lo que hagas o lo que ofreces. Incluso, son capaces de mentir y dar malas referencias acerca de tu negocio.

Es importante que evitemos estos tipos de personas en nuestros negocios, ya que no representan ningún beneficio para el mismo. Estos clientes, así adquieran el producto o servicio, no quedarán satisfechos por su misma tozudez, y, por consiguiente, tampoco recomendarán tu empresa a nadie.

Así que enfoquemos nuestros esfuerzos en los clientes ideales, que nos generarán: más dinero, mayor eficiencia en el negocio, menos discusiones y problemas, tiempo libre, referencias positivas, lo que conlleva a sumar nuevos clientes que pueden convertirse en fieles y aumentar esa base para seguir expandiendo el negocio.

Con información de: Qué es un Cliente Ideal y por qué enfocarse solamente en él. Cómo identificar al cliente NO ideal.

Dejanos tu comentario