Dime qué tan rápido comes y te diré cuanto te quieres.

Foto Cortesia de: www.pixabay.com

Tenemos un estilo de vida tan acelerado que no nos damos cuenta que tan rápido comemos, y en algunos casos ni comemos por estar tan ocupados por trabajo y otras ocupaciones, y pensamos que eso no traerá consecuencia.

Es importante que nos demos el tiempo para alimentarnos, y para realizar el proceso de digestión de la manera correcta, a fin de no forzar nuestro organismo a procesos más fuertes que a la larga traen enfermedades.

Según investigaciones realizadas por la Universidad de Atenas (Grecia) demostraron que una de las razonas por las que comer lento es más sano y beneficioso para el organismo es porque al cuerpo le da tiempo de segregar una hormona en el intestino que produce la sensación de satisfacción, lo cual ayuda a que la persona coma menos.

También cabe destacar que, al comer más despacio, se realiza con bocados de comida más pequeños y con mayor cantidad de masticadas, lo que ayuda al organismo a hacer la digestión más lento y mucho mejor. Estudios señalan que se debe masticar cada bocado por lomenos 30 segundos antes de tragar.

En una investigación publicada en la revista “Appetite”, se realizó un estudio en el que participaron 45 personas, se les pidió a todas comer sándwichesde jamón y queso, este grupo se dividió en tres, a los primeros se les pidió que masticaran como normalmente lo hacen, al segundo grupo se les pidió que se detuvieran 10 segundos entre bocado y bocado, y al tercero que se detuvieron 30 segundos entre bocados, y estos últimos fueron los que comieron menos

Un estudio realizado en el Hospital General de Laiko y liderizado por Alexander Kokkinos el cual consistía en dar a un grupo de personas a tomar 300 ml de helado a cada uno, y ellos debían tomarlo a diferentes velocidades. Después de esto fueron evaluados a través de una muestra sanguínea para verificar su nivel de concentración de péptidos intestinales GLP1 y PYY, esto son los reductores del apetito. Los que comieron el helado en media hora presentaban una cantidad mayor de esta hormona a los que se lo comieron en cinco minutos.

Esto refleja que no solamente por educación se debe tomar pequeños bocados y comer despacio, sino también por salud y bienestar del cuerpo.

Está demostrado que muchas personas que se mantienen delgadas no necesariamente es porque comen poco, sino porque comen despacio, dándole suficiente tiempo al organismo de procesar de una manera pausada los alimentos.

Por otro lado, es observar muy bien lo que se consume, si poseemos una autoestima alta no vamos a ingresar a nuestro cuerpo comida chatarra, frituras, grasa y azucares.

Fuente consultada:

http://www.abc.es/

Dejanos tu comentario