Esas amistades duraderas

 

Los amigos, esos hermanos que escogemos en la vida, representan  apoyo incondicional, lealtad y cariño desmedido. Durante el transcurso de nuestra existencia son muchas las personas que caminarán junto a nosotros, sin embargo, algunas sólo estarán una parte del trayecto, y otras nos acompañarán todo el camino. La situación anterior obedece a que mantener amistades duraderas es una labor que se construye todos los días. A continuación te presentamos una serie de consejos si de preservar amistades se trata:

1- Conocernos: Tener muy en claro nuestro comportamiento es vital para formar una amistad, las afinidades en cuanto a gustos, valores y visión de mundo son factores que posibilitan iniciar este vínculo, no quiere decir que tenemos que ser una réplica del otro para que la relación prospere pero es evidente, que los intereses comunes nos acercan.

2- Pedir disculpas de ser necesario: Si por alguna circunstancias surgen malos entendidos, o cometemos un error es indispensable asumirlo para mantener sana la relación, pues al no hacerlo y sólo dejarlo pasar puede abrirse una grieta en las bases de la amistad, por esta razón, las cosas se deben aclarar abiertamente.

3- Ser honesto: Guardando relación con el punto anterior, la honestidad es un valor que debe privar en toda relación en especial en esta, porque todo debe hablarse con madurez y entendimiento.

4- Esforzarse: La amistad como toda relación implica trabajo y compromiso. Cada día hay que abocarse a estrechar los lazos.

5- Ser positivos: A nadie le gusta compartir con personas que perennemente se encuentren con un halo de negatividad, obviamente, todos tenemos bajones y allí están nuestros afectos para apoyarnos, sin embargo, no puede ser el común denominador este estado. La alegría y el optimismo irradian un aura especial y contagiosa, que favorece la amistad.

6- Perdonarse a sí mismos: A veces nuestros más duros jueces lo tenemos frente al espejo, es importante saber que somos humanos y que tenemos fallas pero que estamos dispuestos a enmendarlas y a tratarnos amorosamente.

7- Dejarse querer: Hay que derribar las barreras que nos auto imponemos en este aspecto, hay que amar y dejarse amar.

8- Saber escuchar: Es una de los aspectos más importantes en toda convivencia, además es una forma de aprender y conocer el mundo del otro, es la clave para disfrutar de la compañía mutua.

9- Tomar iniciativas: Tenemos que ser parte activa de la amistad, ambos miembros deberán por igual, dar el primer paso para concretar actividades, hablar o simplemente disfrutar de la presencia del otro.

10- Saber decir adiós: Por último, el amor es un regalo, no una obligación, por tanto, si has compartido con alguien un tiempo y sus intereses le muestran caminos diferentes, es preferible decir adiós oportunamente y atesorar los recuerdos que construyeron juntos.

Referencia: comohacerpara.com

Dejanos tu comentario