La caída de Edgar

Foto de pixabay.com

 

La niñez es una de las mejores etapas del ser humano. Allí nos sentimos libres de responsabilidades y nos atrevemos a hacer travesuras, más si estamos acompañados. Lo que hoy nos parece algo cotidiano y hasta carente de sentido, en su momento representó una gran odisea.

Salir a correr bajo la lluvia, trepar para buscar galletas en la cocina o atravesar puentes improvisados son solo algunas de las mágicas aventuras que de seguro hiciste alguna vez, sobre todo antes de los primeros 10 años de vida.

Pero en algunas ocasiones las cosas no salían tan bien como lo esperabas. A veces tropezabas, te dabas golpes o caías de lleno en el piso, pero no pasaba nada. Desde pequeño entendiste que de eso se trataba la vida, de golpearse, levantarse y seguir.

Si eras de esos niños que siempre estaba en grupo o con un amigo, de seguro recuerdas muchas anécdotas de todos esos momentos de travesuras que viviste. Ahora, veamos si esto te recuerda a algo.

Imagina ir por el campo con tu amigo y éste cruza el lecho de un río gracias a un tronco que se encuentra estratégicamente colocado sobre él. Ves a tu amigo cruzar como si nada y éste te anima a alcanzarlo.

Tú, titubeante y lleno de miedo, te quedas con recelo en la orilla. No estás muy convencido de cruzar por allí, algo te dice que las cosas no van a salir muy bien….tu amigo sigue insistiendo, te llama desde el otro lado, y tú nada, sigues firme.

Tu amigo sigue insistiendo hasta más no poder. Respiras profundo y, lleno de dudas, empiezas a avanzar. Primero un pie, segundos más tarde el otro y así continúas hasta que encuentras en ritmo que te permita cruzar el tronco. Pero nunca imaginaste lo que tenía planeado tu amigo. Empezó a mover una de las ramas y el resultado fue un tanto húmedo.

Si te quieres reír un rato y ver lo que te acabo de comentar, al final de esta nota tendrás el enlace de La caída de Edgar, uno de los videos virales que puedes encontrar en Youtube.

La salida de dos amigos, Edgar y Fernando, se convirtió en un furor en la web gracias al desastroso final. Cuenta con varias parodias, alcanzó notoriedad en los medios de comunicación, lo han visto personas de todas partes del mundo y Edgar logró aparecer en diversos medios de comunicación mexicanos.

Yo lo he visto incontables números de veces y no paro de reírme porque es algo que pasa todos los días en cualquier parte del mundo, pero no todo el mundo tiene la oportunidad de grabarlo y compartirlo. Al final, una caída te puede ayudar a ser famoso.

Dejanos tu comentario