La gingivitis… ¿Una afección subestimada?

Foto de pixabay.com

Una de las partes de nuestro cuerpo que se torna bastante susceptible es la boca, más aun las encías, estas representan un área muy vulnerable. Las encías están expuestas recurrentemente a muchísimos peligros, los cuales están basados básicamente en la acumulación de gérmenes y bacterias.

Es justo en este punto donde entra en acción la gingivitis, “inflamación de las encías a causa de la presencia de bacterias” (1). Este tipo de afección suele ser altamente subestimada por un porcentaje alto de la población, ya que cuando aparece no es dolorosa, pero si no se trata a tiempo puede generar consecuencias graves.

Entre la sintomatología ocasionada por la presencia de gingivitis, se tiene sangrado de las encías, encías sensibles al tacto, encías inflamadas, entre otros.

Entre las consecuencias generadas, está la periodontitis, la cual afecta altamente a todos los dientes y puede ocasionar que se muevan. En virtud a todo esto es que se torna sumamente importante mantener una buena higiene bucal, reduciendo así la formación de gingivitis.

Lo mejor que se puede hacer ante la sospecha de presentar la afección es acudir al médico especialista, mediante un análisis de la boca y los dientes buscarán si existen encías blandas, inflamadas o de un tono muy rojo.

Tras un examen profundo determinara si efectivamente usted presenta gingivitis o si se complicó la situación y ya presenta periodontitis. En muy pocas ocasionas se necesitan evaluaciones adicionales, no obstante, es posible que recomiende realizar una radiografía de los dientes para descartar que se haya afectado el soporte de los dientes.

Para tratar esta afección, se busca primordialmente minimizar la inflamación, el odontólogo realizará una limpieza dental empleando diversos instrumentos para facilitar remover las partículas contenidas entre los dientes.

En el mismo sentido es necesario que la persona afectada realice una correcta higiene bucal luego de la limpieza realizada por el médico. Siga las instrucciones de su médico sobre como cepillarse y como usar el hilo dental.

Es posible que el especialista le haga ciertas recomendaciones, tales como acudir dos veces al año para una limpieza profesional, usar enjuagues bucales antibacteriales, realizar la reparación de los dientes que estén desalineados, entre otros.

El mejor tratamiento a seguir, sin duda alguna es la prevención, la buena higiene bucal es la herramienta más poderosa para ganar esta batalla. Es importante que se cepille los dientes al menos dos veces por día y que use hilo dental mínimo una vez al día.

Con información de: (1) nlm.nih.gov

 

Dejanos tu comentario