¡Las malas posturas y sus efectos en la columna!

Foto de pixabay.com

Las distintas posiciones que adoptamos al momento de realizar nuestras actividades cotidianas tienen un impacto directo en nuestra columna vertebral, de esta manera, la postura con que nos sentemos, caminemos o levantemos algún peso a corto o largo plazo terminaran afectándonos y generando entre otras cosas, dolor de espalda.

Es muy importante mantener una buena posición de la columna en todo momento, ya que esto nos ayudará a evitar patologías relacionadas con esta área del cuerpo. Una incorrecta postura suele ocasionar dolor.

Cuando se encorva el cuerpo se provoca una compresión del disco invertebral, cuando ocurre un exceso de curvatura lumbar se sobrecargan y se inflaman las vértebras.  Como consecuencia de esto, en la espalda se generan espasmos que se encargan de proteger la columna, estos espasmos son producidos por la contracción de los músculos.

Si no posicionamos de una forma adecuada la cabeza y  la columna vertebral, se pueden generar lesiones, asimismo distintos efectos de carácter degenerativo a medida que transcurre el tiempo.

Un ejemplo de mala postura, es aquella donde la cabeza se ubica por delante de los hombros y estos se encuentran caídos. Para presentar una posición correcta se debe erguir la espalda, levantar la cara y que se alineen los hombros con la cabeza, sin desniveles.

Este tipo de postura errada, es una de la más común y sus efectos directos son los dolores presentados en los músculos del cuello.

En este sentido, resulta pertinente saber que cuanto mayor sea el tiempo en el cual presentemos una mala postura, mayor serán los riesgos asociados, es decir, se incrementan las alteraciones en el cuello y los hombros, por ejemplo.

Otro caso bastante frecuente se presenta en las mujeres, la mala alineación existente en las caderas, por lo general descansan todo el peso del cuerpo en una sola pierna. Este tipo de desalineación se agrava considerablemente con el uso de zapatos altos o tacones.

Existen otros factores que contribuyen a la aparición de problemas de columna, “el sobrepeso es uno de ellos, también se pueden mencionar las posiciones adoptadas al momento de manejar  o el caso más simple, mientras manipulamos los teléfonos móviles”(1).

En este último caso, es importante hacer hincapié, puesto que es un suceso que se incrementa en función del tiempo y del avance de las tecnologías, ninguna persona utiliza su dispositivo de comunicación como debe, lo correcto es situarlo a nivel de la vista, no bajar la cabeza y la vista.

Con este hecho se causa una desalineación del cuerpo y con ello, lógicamente se generan dolores en la cervical. Tratemos en la medida de lo posible de mantener las posiciones adecuadas en las distintas actividades, con esto evitaremos  desagradables y costosas consecuencias.

 

Con información de: (1) enforma.hola.com

Dejanos tu comentario