¿Padeces de Dentofobia?

Foto: Diego González - Flickr

Entender y aceptar que asistir al odontólogo regularmente es necesario para mantener una salud bucal optima, es fácil para todos,… ¡menos para una persona con dentofobia!

Según un artículo publicado en iMujer, la dentofobia es el miedo intenso, desproporcional, persistente e injustificado al dentista o a recibir cualquier tipo de tratamiento odontológico por inofensivo que parezca.

Claro, es normal que las personas presenten un pequeño susto antes de entrar a un consultorio dental, lo que se conoce como ansiedad dental, que es un temor controlable y pasajero como lo puede ser hablar en público o iniciar una relación con un extraño.

Sin embargo, la dentofobia es un miedo profundo que produce síntomas que van desde el aumento de la presión sanguínea al temblor incontrolable, pasando por la sudoración extrema.

Foto: Humusak - Pixabay

Foto: Humusak – Pixabay

En un apartado dedicado a la dentofobia, ubicado en www.tiposdefobia.com, se aclara que este mal puede llegar a representar un verdadero problema no solo en la salud bucal de las personas, sino también en su autoestima.

En el aspecto psicológico el afectado por la dentofobia puede comenzar a sentir inseguridad sobre su propia sonrisa.

En tanto, en lo físico, genera con el tiempo problemas dentales que, en casos extremos, afectan la capacidad de masticar y digerir los alimentos.

Foto: Circuito Fora do Eixo -Flickr

Foto: Circuito Fora do Eixo -Flickr

Las causas de esta fobia pueden ser muchas y dependen de la relación particular que cada persona ha vivido con su especialista en dientes y muelas. Algunos tienen vergüenza de sus problemas bucales o por deficiencias en su higiene; otros, escapan desesperadamente de las situaciones dolorosas.

Pero lo más común, son las experiencias traumáticas vividas en el pasado al visitar al odontólogo, especialmente aquellas relacionadas con la niñez.

La principal recomendación para evitar este mal está dirigido a los padres: estimular el lavado regular de los dientes y la visita al dentista de forma positiva y preventiva.

Afortunadamente, en la actualidad los consultorios odontológicos son ambientados con el fin de ser acogedores para los niños y adolescentes. Además, muchos odontólogos son pediatras, lo que les facilita el trato con los pequeños. En caso, de que seas un padre que también le teme a estos profesionales, es preferible que envíes a tu hijo con otro acompañante. Así no lo contagiarás de nerviosismo y ansiedad.

Si consideras que sufres de dentofobia, puedes recurrir a las diferentes técnicas de relajación que existen antes de asistir al odontólogo o durante la cita. También, es recomendable elegir una clínica dental que genere confianza  y llegar con antelación a la consulta para que la prisa no aumente el nivel de estrés.

Si es necesario, coméntale tus temores al dentista antes de ser atendido. En caso de persistir el problema, lo mejor es acudir a un psicólogo o a un programa de ayuda.

Fuentes:  iMujer

Dejanos tu comentario