Prohibido ir al baño tres días antes de casarse

Foto de pixabay.com

Este ritual prenupcial es muy común en Malasia para llamar a la fortuna amorosa y familiar. Las parejas tienen prohibido ir a defecar tres días antes de la boda, por lo que se ven obligadas a comer en menores cantidades para evitar las ganas de ir al baño lo más que se pueda. Para que no violen esta prohibición, los pretendientes son cuidados por un familiar cercano que no los deja ni a sol ni a sombra.

Esta es solo una de las costumbres y rituales extraños que anteceden a la celebración del matrimonio en algunos rincones del mundo. Muchas de estas formas de ligar la buenaventura de la vida conyugal se debaten entre la tradición y la locura, pero, como el amor todo lo puede, los novios no escatiman en cumplirlos. Un artículo publicado en el portal: leanoticias.com resume algunos de ellos.

  • En ciertos países africanos, entre los que destaca Mauritana, es costumbre que la novia siga un estricto régimen alimenticio antes del matrimonio. Lo curioso es que esta dieta no es para que pierda peso y el vestido le quede mejor, o para gustarle más al novio, sino que por el contrario, la intención es que aumente de peso todo lo que sea posible antes de dar el “sí”. Y es que en esta cultura africana la gordura es un símbolo de opulencia y bienestar.
  • En Francia es tradicional enterrar simbólicamente al novio para dejar en el pasado los malos pasos por los que pudo haber andado antes de conocer al amor de su vida. Para ello se mete una botella de cualquier licor barato en un ataúd y poniéndolo bajo tierra dos o tres días antes de la ceremonia nupcial.
  • En Egipto, para invocar un matrimonio duradero y feliz, las amigas de novia están obligadas a pellizcarla, como representación de que los golpes que le dará su esposo y que no le dolerán. Asimismo, es una forma de transmitir la buena fortuna de la futura esposa a todas las amigas solteronas.
  • En las Islas Comoras, en África, el futuro esposo es preparado con antelación para todos los beneficios que recibirá con el matrimonio. Para ello, durante días debe gastar grandes cantidades de dinero, así como repartir entre los invitados a la ceremonia arroz, carne y hasta billetes de alta denominación, como muestra de agradecimiento con la vida.
  • En los Estados Unidos, la tradición matrimonial más popular es brincar una escoba antes de dar el “sí” definitivo. Este extraño ritual, conocido como “jumping the broom”, tiene sus orígenes en los tiempos de la esclavitud, cuando era prohibido casarse y su objetivo es asumir que desde el matrimonio los conyugues están obligados a hacer todo juntos.

Fuente: leanoticias.com

Dejanos tu comentario