¿Sabes que es la mucofagia?

Foto de pixabay.com

El “Manual de diagnóstico y estadísticas de los trastornos mentales”, define a la “mucofagia” como una trastorno conductual o del comportamiento que consiste en la ingesta constante de mucosidad, particularmente generada en la nariz.  A pesar de su aspecto poco agradable y de estar totalmente alejada de cualquier norma de cortesía o buenas costumbres, esta pulsión a meter los dedos en la nariz no es considerada una patología, por lo que no se incluye tampoco en los trastornos de alimentación o de aquellos de tipo obsesivo compulsivo.

Un artículo dedicado al tema, publicado en el portal de curiosidades: batanga.com, explica que los otorrinolaringólogos coinciden en que los orígenes de esta conducta no están completamente claros, por lo que un primer acercamiento parece sugerir que es una actitud aprendida, resultado de una educación perjudicialmente flexible. Sin embargo, algunos psicólogos han sugerido que quizás se deba a diferentes estados de ansiedad y de bloqueo emocional, con causas sociales y culturales. Pero, más allá de esta diatriba sobre sus hechos desencadenantes, los médicos se preguntan si comerse los mocos es saludable o no.

Aunque la mayoría de los doctores sostienen que la mucofagia puede generar infecciones gastrointestinales o respiratorias, algunos especialistas mantienen la creencia de que ingerir los mocos es un asunto completamente natural, sano y, además, tiene mucho sentido. A su criterio, si se tiene en cuenta que los mocos son secreciones que funcionan como un filtro que contiene bacterias y otras sustancias que impiden que microorganismos lleguen a los pulmones, entonces comerlos resultaría una especie de “vacuna natural” que reforzaría el sistema inmunológico de forma natural. De ser así, los niños que lo hacen tendrían asegurado un desarrollo más saludable.

Otros investigadores alegan que ingerir los propios mocos es un comportamiento que pervive desde nuestros antepasados y que también forma parte de algunos animales. Esto quiere decir que es una cualidad hereditaria que procede de nuestros más ancestrales orígenes y que muchas veces los niños desarrollan motivados por la necesidad de reincorporar al cuerpo la sal contenida en la mucosidad.

Pero, a pesar de todos estos planteamientos, lo cierto es que no existe una explicación científica lo suficientemente solida y basada en datos relevantes sobre los cuales sostener los supuestos beneficios de la mucofagia en los seres humanos. Así las cosas, comerse los mocos se reduce a un acto considerado por la mayoría de las sociedades como repugnante y de mala educación que es necesario corregir desde la temprana edad.

Fuente: batanga.com

Dejanos tu comentario