Tarjetas de crédito, un arma de doble filo

Foto de pixabay.com

Lo primero que debes saber antes de solicitar una tarjeta de crédito, es su funcionalidad y los riesgos que pueden surgir al tenerla. Muchos creen que es sólo pasar la tarjeta y pagar la deuda cuando toque la fecha. Debes tener presente que el dinero que estás usando en la tarjeta, no es el tuyo, es un dinero que te presta el banco y que como todo préstamo, debes cancelar a tiempo.

Los bancos ofrecen los llamados pagos mínimos los cuales son suficientes para cancelar mensualmente y no caer en mora. Esta es la parte que muchos no entienden. Si no tienes la cantidad de la deuda total para pagarla, es importante que al menos canceles el monto mínimo que se te generará todos los meses en la misma fecha. No es obligatorio cancelarlo el día de tu corte, el banco te da 15 días continuos para que canceles este pago y así poder estar “solvente” con el banco, mientras logras cancelar la deuda total.

De esta manera vas creando además tu récord crediticio, pero esto puede ser un arma de doble filo. El banco, al ver que gastas rápidamente el monto que tienes disponible en la tarjeta de crédito, toma la decisión de aumentarte el límite debido a tus excesivos movimientos. Esto puede ser una buena noticia y más si necesitas dinero urgente y de pronto te llega este aumento de límite. Pero también, puede ser un aspecto negativo, ya que si el nuevo límite supera tus ingresos mensuales, se te hará más difícil cancelar la deuda que vayas generando.

Es por esto que debemos ser cuidadosos a la hora de aceptar una tarjeta de crédito, debes estar seguro que tienes el nivel de responsabilidad óptimo para cumplir con este tipo de deudas, ya que si llegan a quitarte una tarjeta por falta de pago, puede ser perjudicial para ti a la hora de querer pedir otro crédito ya sea personal o hipotecario. Inclusive si te cambias de banco, también podrán ver las deudas que tienes a nivel nacional y procederán a negarte cualquier solicitud bancaria.

No todo es negativo, las tarjetas de crédito nos pueden sacar de muchos apuros y emergencias cuando no tengamos efectivo. Son muy útiles para realizar compras de apartado, bien sea entradas al cine, o algún producto en una tienda que quieras apartar por internet. Solo es cuestión de usarlas en el momento exacto y dejarla olvidada en casa uno que otro día.

Texto inspirado en: finanzaspersonales.com.co

Dejanos tu comentario