¿Te gustaría recibir una ciudad como regalo?

Foto de pixabay.com

 

El 22 de diciembre de 1864, el presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln entregó como regalo de Navidad al General William Tecumsh Sherman una ciudad entera. El máximo líder norteamericano de la época envío un telegrama al militar que decía: “Te presento, como un regalo de Navidad, la ciudad de Savannah”. Para el agasajado este resultó ser un gran presente, ya que este era de los últimos grandes puertos restantes de los rebeldes estados del sur.

Esta es solo una muestra de cómo algunas personas, abundantes de dinero, influencias o poder, no poseen límites a la hora de mostrar su afecto a través de un presente. En este particular, el sitio eju.tv reúne alguno de estos momentos legendarios del despilfarro no solo materialista, sino también espiritual. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Una bañera millonaria. En 1986, el entonces campeón de los pesos pesados de la Asociación Mundial de Boxeo, Mike Tyson, regalo a su esposa del momento, Robin Givens, una bañera de oro, como presente navideño. Esta valiosísima pieza de baño superaba para la fecha los dos millones de dólares.
  • Copa de oro. Richard III, rey de Inglaterra desde 1483 hasta 1485, regaló a la ciudad de Londres una copa de oro con incrustaciones de piedras preciosas.  Se dice que este obsequio tuvo un costo de 1.930 dólares, que era una importantísima suma de dinero en el siglo XV.
  • La estatua de la Libertad. El jurista y político francés, Eduardo Laboulaye tuvo la idea de que Francia regalara a Estados Unidos un monumento para la conmemoración del centenario de la independencia estadounidense. La estatua, diseñada por Bartholdi y construida en París, es considerada el regalo más costoso de la historia, ya que el monto era superior al millón de francos en el siglo XIX.
  • Una perla real. En 1972, el actor inglés, Richard Burton, regaló a su esposa del momento, Elizabeth Taylor, una joya conocida como la “Perla Peregrina”, considerada una de las gemas más valiosas y legendarias de la historia de Europa. La perla real fue descubierta en aguas del Archipiélagos de las perlas, en Panamá, durando el siglo XVI y se mantuvo durante muchos años en manos del rey Felipe II de España.
  • El Taj Mahal. El emperador musulmán, Shah Jahan, regaló a su esposa, como muestra de su amor, un complejo edificio construido entre 1631 y 1654, en la ciudad de Agra, en la India. Ese imponente conjunto es el que hoy se conoce como el Taj

Fuente:  eju.tv

Dejanos tu comentario